Dedicar un libro

Terminar de rematar un libro es un proceso con frecuencia tedioso. Cuando uno cree que ya ha terminado de redactar todos los contenidos, queda la tarea –importantísima pero enormemente aburrida– de corregir las pruebas de imprenta (lo hacemos sobre un PDF provisional del libro) y tomar nota de todas las correcciones pendientes de incorporar al texto final.

Tras la corrección, queda por hacer el índice analítico. Consiste en entresacar los términos más representativos del texto y localizar las páginas en las que se incluyen dichos términos para facilitar la localización de información sobre un tema determinado por los futuros lectores. En mi caso, empleo la funcionalidad Vista Previa, de Apple, sobre el PDF del libro. Al buscar un término, Vista Previa lista de una vez todas las páginas del libro en donde aparece el mismo, haciendo más fácil este trabajo de lo que sería con Adobe Reader, con el que hay que avanzar página a página hacia cada coincidencia.

Suelo llegar con las fuerzas justas al final de cada libro. Su elaboración supone una carga añadida de trabajo al de la consultoría SEO, dirección de Human Level Communications y docencia en múltiples programas formativos. Pero hay dos aspectos que me sirven de estímulo y me ayudan a terminar de redondear el trabajo: por un lado, los correos y llamadas de mi editor, Eugenio Tuya, animándome y, por otro, pensar a quién voy a dedicar tantas horas de trabajo.

Siempre me ha parecido la dedicatoria de un libro una oportunidad de oro para hacer público un reconocimiento y, hasta cierto punto, saldar una deuda en forma de agradecimiento. En eso estoy de acuerdo con Juan Carlos Bondy que comparte reflexiones sobre el arte de dedicar libros en este espléndido post.

En Técnicas avanzadas de posicionamiento en buscadores, la dedicatoria va en esta ocasión dirigida a mis amigos de toda (o casi) la vida. Mientras que la familia no la podemos elegir –para lo bueno y para lo malo uno tiene la que le ha tocado– a los amigos los vamos encontrando, ganando y, a veces lamentablemente, también perdiendo a lo largo del camino. Son las personas con las que de una forma más especial, más estrecha y más intensa deseamos compartir nuestro paso por el mundo. Octavi, Mónica, Ángel, Esteban y José Antonio (in memoriam): gracias por vuestra amistad.

 

Be Sociable, Share!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>